Medios de comunicación, Prevención

Trabajar la fuerza y la elasticidad para evitar lesiones de espalda

En cualquier deporte que practiquemos entra en juego la espalda en mayor o menor medida por lo que es habitual que existan dolencias o lesiones de espalda asociadas a la práctica deportiva. Existen algunos deportes que por sus características impactan más en la espalda.

Las actividades deportivas que más riesgo suponen para la espalda son las que implican levantamiento de peso (halterofilia, crossfit, gimnasio…), los deportes de de equipo de alta intensidad como pueden ser el baloncesto y el balonmano, los deportes de vela, la natación y el golf y el tenis. La activación de la espalda y sus músculos es diferente en cada uno de estos deportes por lo que las lesiones pueden ser variadas.

El doctor Miguel Sanfeliu, jefe de la Unidad de Columna del Hospital IMED Valencia repasa en esta entrevista para Superdeporte algunos aspectos fundamentales a la hora de conocer y tratar los problemas de espalda derivados de la práctica deportivas.

Extracto de la entrevista:

¿Qué papel juega la espalda en la práctica deportiva?

Para empezar debemos entender cómo funciona la espalda, que está compuesta por músculos potentes y por huesos resistentes. Por su parte la flexibilidad de la columna vertebral se debe a su composición, en lugar de un gran hueso como en otras partes del organismo está compuesta por 33 vértebras que se soportan en un complejo sistema de ligamentos y músculos. A nivel deportivo, cualquier disciplina que realicemos va a requerir del trabajo de la espalda, exigiendo más o menos y activando unas zonas u otras en función de la disciplina. Existen algunos deportes que por sus características ejercen más tensión y exigen más a la espalda o la columna vertebral.

¿Qué tipo de lesiones de espalda son más comunes entre los deportistas?

Debemos distinguir entre lo que es una lesión y lo que simplemente es una sobrecarga y molestia. Como indicábamos antes en casi todos los deportes entra en juego la espalda por lo que es normal que después de la práctica continuada puedan aparecer sobrecargas, normalmente en la zona lumbar que es donde los deportistas señalan más molestias de este tipo. Las lesiones más frecuentes que encontramos en deportistas son hernias de disco, fracturas, esguince de los ligamentos de la espalda, desgarros o distensiones.

Leer entrevista completa